El Método

 

El MÉTODO:

 

MÚSICA EN COLORES es un método original y efectivo para la educación musical, creado en la década de los 60 por Estela Cabezas pianista y compositora chilena, ampliamente aplicado por más de 40 años en la educación escolar pre básica, básica y especial, como también en la enseñanza particular de instrumentos clásicos. Es un método genial, entretenido, fácil y efectivo para que todo niño y niña inicie su educación musical de manera práctica, participativa, creativa y con conocimiento específico del lenguaje musical.

Fundamentación:

El método Música en Colores fue graduado para su aplicación en la educación pre-escolar y básica en el año 1979 y siguientes por Joan Zambrano, profesora de música PUCV e hija de Estela Cabezas, estructurando un programa con textos para la educación preescolar y educación básica, desde pre-kínder a 8º año básico. Los libros ofrecen una graduación adecuada de acuerdo al desarrollo del niño y considerando los tiempos destinados a la asignatura y cantidad de niños por curso en  la educación escolar, siendo cada página un desafío y motivación que estimula el aprendizaje del lenguaje musical.

Descripción de la metodología.

La identificación de las notas con colores y la duración del sonido con proporciones aritméticas dan origen a una gráfica visual lógica perfectamente aplicable al sistema convencional de escritura, por lo que la posterior transición  se logra sin dificultad, cuando la práctica y madurez del niño le permiten comprender los signos abstractos de la notación tradicional de la música.

En el proceso escolar, la transferencia al sistema de notación tradicional se inicia en 2º año básico prolongándose según sea la regularidad y frecuencia de la actividad musical, sin embargo, por lo complejo de abordar la asignatura, fundamentalmente por lo numerosos de los cursos, esta  metodología se ha prolongado facilitando la tarea del profesor y conducción de los alumnos.

Porque Implementar el método: MÚSICA EN COLORES no es sólo una asociación de forma y color para representar la altura y duración del sonido. Es una forma integral de abordar la educación musical, donde se desarrolla la comunicación, la afectividad y la creatividad junto con potenciar la adquisición de hábitos, conductas y valores que favorecen el desarrollo integral del niño.